Blog

exceso de salinidad en cultivo hidropónico

Cómo resolver el exceso de salinidad en cultivos hidropónicos

En el mundo de la agricultura hidropónica, mantener un equilibrio adecuado de nutrientes y salinidad en el sustrato es fundamental para asegurar el desarrollo óptimo de las plantas. En particular, para mantener una presión de raíz adecuada y favorecer tanto el correcto crecimiento de la raíz como una óptima hidratación y fertilización de la planta, el cultivo de pepino requiere una atención meticulosa para prevenir y corregir problemas como el exceso de salinidad.

En este artículo, proporcionamos una guía completa sobre cómo identificar, prevenir y solucionar problemas de salinidad en cultivos hidropónicos, garantizando así el correcto manejo de la planta a nivel radicular y por tanto asegurando la salud y productividad de tus cultivos.

Tabla de Contenidos
1. ¿Cómo identificar que hay problemas de exceso de salinidad?
3. Causas de un exceso de salinidad
4. Estrategias para el manejo de la salinidad
5. Soluciones Prácticas para corregir el exceso de salinidad
– 5.1. Utilización de calcios y correctores salinos
– 5.2. Implementación de prácticas de riego y abonado adecuadas
– 5.3. Monitoreo continuo y ajustes en la gestión del Cultivo

¿Cómo identificar que hay problemas de exceso de salinidad?

La salinidad excesiva en el sustrato de un cultivo hidropónico puede manifestarse de varias maneras, afectando negativamente el desarrollo de las plantas.

Síntomas comunes incluyen:

  • La aparición de daños en los ápices de las hojas
  • Desarrollo inadecuado de nuevas hojas y signos visibles de estrés en la planta.
  • Afinamiento de cabezas y amarilleamiento de las mismas.
  • Desarrollo deficiente de frutos y aborto floral

Causas de un exceso de salinidad

El exceso de salinidad en un cultivo puede ser el resultado de prácticas de riego inadecuadas, como regar excesivamente en horas fueras del rango óptimo de trabajo del cultivo, hay que tener en cuenta que la mayoría de trabajo de la planta o de energía consumida por la misma es usada para la transpiración del cultivo ( mantenerse hidratado), y otra pequeña parte para realizar una correcta fotosíntesis, es decir, generar azúcares con los que crear biomasa neta, por tanto, un riego ineficiente lleva a una acumulación de humedad y conductividad en el sustrato. Aunque reducir la frecuencia de riego puede ayudar a disminuir la humedad, si no se ajusta el abonado adecuadamente, la conductividad – y, por ende, la salinidad— seguirá siendo alta y podría convertirse muy rápido en un problema crónico en el cultivo.

Estrategias para el manejo de la salinidad

Para manejar efectivamente la salinidad, es crucial realizar mediciones precisas de la conductividad en el sustrato. Estas mediciones deben llevarse a cabo en diferentes ubicaciones dentro del saco hidropónico para obtener una visión completa del estado del sustrato. Usar la medición de la CE de drenajes es consultivo y hay que tener en cuenta que es mucho más fluctuante que la propia del sustrato, por eso, medir la CE en sustrato es la mejor manera de asegurar el equilibrio nutritivo y la presión de raíz.

La conductividad ideal en el sustrato no debe superar los 2 dS/m por encima de la conductividad del agua de riego, lo que indica la necesidad de ajustes en la gestión del cultivo para evitar la acumulación de sal. Teniendo en cuenta que el factor limitante en las aguas son los valores de cloro y sodio, y en función de los mismos estos valores de referencia podrían cambiar.

Soluciones Prácticas para Corregir el Exceso de Salinidad

1º Utilización de calcios y correctores salinos

La utilización de productos como FICOSAL y FICOREM se ha mostrado efectiva para corregir rápidamente problemas de salinidad. Estos productos trabajan desplazando los iones de sodio y potasio acumulados, lo que facilita la reducción de la conductividad y mejora la disponibilidad de nutrientes para las plantas. FICOHÚMICOS26, FICOPROHCG, son otras soluciones para bajar salinidad sobre todo en suelos, ya que en hidropónico suelen ser menos recomendados ya por podrían reducir la vida útil de los sustratos.

calcios y correctores salinos para corregir exceso de salinidad

2º Implementación de prácticas de riego y abonado adecuadas

Es fundamental adoptar prácticas de riego y abonado que prevengan la acumulación de sal en el sustrato. Esto incluye ajustar la frecuencia y cantidad de riego en función de las necesidades específicas del cultivo y las condiciones ambientales, así como la aplicación de correctivos de salinidad que ayuden a mantener un equilibrio adecuado de nutrientes.

3º Monitoreo continuo y ajustes en la gestión del Cultivo

El éxito en la gestión de la salinidad requiere un monitoreo constante de la conductividad y la humedad del sustrato, permitiendo realizar ajustes proactivos en las prácticas de riego y abonado. Esta aproximación asegura que el cultivo mantenga condiciones óptimas para su desarrollo, evitando el estrés por exceso de salinidad y promoviendo una producción saludable y abundante.

Autor:

Antonio Alba, ingeniero agrícola con más de 15 años de experiencia y director técnico de Grupo Fico.

grupofico.com